miércoles, 21 de noviembre de 2012

November rain

…es una canción de Gun’s N’ Roses, famosa en los ’90, en cuyo video Axl Rose, con vincha roja y lentes, tocaba el piano, además de cantar y actuar de novio que esperaba en el altar a su prometida. Noviembre en el hemisferio norte es un mes otoñal y para titular una balada romántica y melancólica, colocarle la palabra “lluvia” a la canción venía de maravillas. También en noviembre, más precisamente el domingo 24, pero de 1985, llovió en Buenos Aires, justo cuando se jugaba por primera vez un partido de rugby femenino en Argentina, entre Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó (GEI) y Alumni, 110 años después del primer encuentro entre varones en nuestro país.

  En aquel encuentro, las jugadoras de GEI, que jugaron con remeras y pantalones largos, ganaron 14 a 4 a las chicas de Tortuguitas, bajo el agua de la primavera bonaerense. Entre las ganadoras, se destacaron Gabriela Sánchez y Mónica Mottura, que salió de capitana y jugó de octavo. Y que una noche de lluvia, después de un entrenamiento en GEI, cuenta a quien esto escribe: “El tema era que en Alumni había empezado a entrenar un equipo de rugby femenino. Un papá de unas chicas y hombre del club vio esto, y como tenía 4 hijas mujeres en un colegio de monjas al que íbamos, nos planteó: ‘¿Se animan a hacer un equipo de rugby?’. Y ahí empezamos a entrenar. Hicimos dos partido con Alumni y dos con un equipo de Concepción del Uruguay, allá, Los partidos con Alumni fueron en GEI porque los varones de Alumni no querían que se jugara allá”.
  
  No era para menos. Si aún hoy, más de uno boicotea que las mujeres que quieran puedan practicar rugby, es de imaginarse la revolución que habrá sido hade 27 años. De hecho, La Nación cubrió ese partido y decía el periodista: “La originalidad del match congregó a un numeroso público, en su mayoría masculino, que, con una sonrisa entre burlona y desconcertada esperó el comienzo del show”. Para la época, era un “show”, no un deporte…
  
   “Había gente arriba de los techos, había como 300 personas, apareció un montón de gente. El partido salió en los diarios, vinieron de Realidad 86, ustedes chicas no lo conocieron a ese programa”, dice Mottura, mirando a sus compañeras actuales, cuya mayoría no había nacido cuando ella y Sánchez jugaban el partido fundacional. Estamos en el buffet de GEI, la lluvia cae de a ratos rebotando en los techos de chapa y en las ventanas, y un paquete de galletitas de queso circula entre las jugadoras para reponer energías después del entrenamiento.

  “Seguimos saliendo en diarios y revistas. Pero el equipo se disolvió. No había otros equipos para jugar. No había apoyo en los clubes”, recuerda Mottura. “Y eso que nos querían llevar a jugar a Italia, a mí y a Gaby (Sánchez). Jugábamos muy bien, Gaby mucho mejor que yo.” Pero el rugby femenino en GEI quedó congelado.

   Muchos años después, estudiantes del Instituto Nacional de Educación Física (INEF), como resultado de unos talleres de rugby, formaron el segundo equipo, Ñandú. Y, justamente, en noviembre, jugaron su primer partido trascendental, como previa de un amistoso Los Pumas-Australia, en la cancha de Ferro. Así de a poco fue creciendo Ñandú, que se radicó en el Club Municipalidad de Vicente López, por esos años.

  “Ahí ‘Tina’ (Cristina Zufiría, otra jugadora del plantel) ve que están entrenando las de Ñandu, y a ella le habían quedado las ganas de seguir jugando, porque había jugado un partido con nosotras. Así que empezó a contactarse con algunas chicas de esa época. Y yo leí en Clarín Zonal que estaban entrenando y me sumé en 2002”, dice Mottura.

  Hoy GEI juega el campeonato de rugby femenino de la URBA, con aceptables resultados. En el certamen que finalizó recientemente, salieron terceras, detrás de Centro Naval, campeón por segundo año consecutivo  y SITAS. Cabe aclarar que las chicas que crearon Ñandú y jugaron para Vilo, hace ya varios años que se mudaron a Centro Naval y hace pocas semanas terminaron terceras en el Torneo Nacional de Clubes que se realizó en Tucumán, y que ganó Cha Roga de Santa Fe.

   Aparte de las referentes históricas Mottura, Sánchez y Zufiría, juega en GEI Patricia Fusco, Licenciada en Educación Física y figura del equipo, que además integra el seleccionado argentino. Hay otras “profes” entre las Vikingas, como Lidia Acosta, que además es referee oficial de la URBA, y Eliana González. Forman parte del plantel, entre otras chicas, estudiantes del secundario como Jennifer Barreiro y Celeste Fallini, una estudiante de Medicina, Micaela-hija de Cristina Zufiría, una profesora de Inglés, “Lola” y una secretaria de un colegio, “Chicha”. El coach es, desde principios de 2012,  Nicolás Grana.

  Y justamente de principios de 2012 es la foto que ilustra esta historia, de algún partido amistoso al borde el Río de la Plata, cerca del estadio de River Plate, el mismo donde hace casi 20 años, Axl Rose y el resto de los Guns tocaron “November rain".

2 comentarios:

Tomémonos unos instantes para pensar qué se va a escribir. Mensajes agresivos, publicidades, chismes, van directamente a la papelera de reciclaje. Gracias.